Patinando voy, patinando vengo

Me he prometido que en mi treintena voy a hacer todas esas cosas que a lo largo de mi vida no he hecho o no me he atrevido por una razón u otra.
Sin prisa, pero sin pausa.
Una de las cosas que siempre había querido es aprender a ir en skate. De pequeño me regalaron uno pero nadie me enseñó y se murió del asco.
Pero hace poco mi amiga Irene nos dijo a mi compañero de piso y a mi que quedásemos y nos enseñaba. ¡Y menudo vicio, oye!

En realidad no he aprendido a ir en skate sino en longboard, que dicen que es más fácil y cómodo de aprender. La verdad es que en un ratillo ya le pillé el truco. Aún me falta aprender a frenar como es debido, pero los dos días que he salido me lo he pasado pipa. La ventaja de tener un paseo plano de 5km delante de tu casa :)

Así que he decidido comprarme uno para darle más caña al asunto.
He confiado en mi amiga Irene y en la gente de inercia.com (fuimos a la tienda física en Barcelona, calle Roger de Flor, 10) y me decidí por el modelo LONG ISLAND UNDERGROUND DROP 40.

Captura de pantalla 2016-04-08 a las 19.13.14

No entiendo mucho todavía pero es un buen modelo para empezar y si en un futuro quiero hacer derrapes o algún truco no tendría problema. Lo he probado durante una tarde y va genial, muy estable y buen giro. ¡Ahora a darle caña!

Y en un arrebato también he comprado esta mochila, pensando en llevar el longboard (por lo visto hay pocas mochilas para longboard) pero también en si voy de viaje con o sin él, ya que tiene una zona térmica para llevar bebidas o comida y que conserva la temperatura, ideal para paseos largos o vacaciones.

Y aquí os dejo un vídeo con mis amigos haciendo el idiota.