Jaume Estruch

Graphic Designer,  and Japan lover

Paseo en moto

Que si, que la semana pasada dije que no iba a publicar nada durante unas semanas, pero el otro día fuimos a dar una vuelta con las motos y grabé este vídeo con la GoPro en el casco.

Era la primera vez que salía a “hacer curvas” con la 125 así que quería tener este recuerdo grabado.

Poco a poco le voy cogiendo el gustillo a la moto (algo hablé sobre eso en este post). Y aunque no es que me estén entrando ganas (todavía) de llevar una moto más grande, si estoy pensando en tener otro modelo con refrigeración líquida, ya que esta es por aire y cuando lleva muchos km, hay que dejarla descansar para que se enfríe. A ver si pasa el verano y se va un poco el calor, porque es lo único que me molesta, tener que vigilar de no cogerla a horas de mucho sol pq se calienta demasiado. Por lo demás perfecta y no gasta nada de nada. ¡Unos 500-600km con el depósito lleno!

En fin, 17aquí os dejo el vídeo para que lo disfrutéis, aunque creo que os podéis marear un poco ya que lo puse a toda velocidad para no tener que cortar nada y que se viese todo el recorrido jajaja.

¡Feliz semana!

¡Desconexión!

Desde que retomé el blog en Febrero, hace ya medio año, no he fallado a mi cita con el editor de WordPress ninguna semana.

Pero llega el verano y uno necesita un descanso, al menos digital. No es que me vaya de vacaciones ni nada por el estilo (ya me gustaría), pero llevo un par de semanas con cosas de trabajo, con propuestas que me han hecho sobre la mesa y con ideas en la cabeza a las que necesito dedicarles más tiempo. Por eso voy a dejar descansar este blog un ratito. En principio volveré en Septiembre, pero lo mismo vuelvo antes o lo mismo tardo más, no lo sé.

En cualquier caso, estáis invitados a volver a leer cualquier post del blog o a seguirme en Twitter :) También sigo publicando en Proyecto Japan.

¡Feliz Verano!

Nadie te regala nada, mueve el culo

Este es un post un poco random en el que estoy escribiendo las cosas que me vienen a la mente tal cual, sin pasar demasiados filtros a lo que digo, así que tampoco lo tomes muy en serio, simplemente coge lo que más te interese y haz lo que creas conveniente. Dicho esto…

Últimamente, estoy conociendo o más bien dándome cuenta de que hay mucha gente a mi alrededor que se queja de su trabajo o de no tenerlo y frases como estas están a la orden del día:

  1. La cosa está muy mal, no me llaman de ningún sitio.
  2. A mi edad ya nadie me quiere.
  3. Yo es que tengo esto para ir tirando mientras me sale otra cosa.
  4. Ui, no voy a trabajar mientras estoy estudiando.
  5. No me siento valorado…

Y así podríamos decir muchas más…

El tema es que me resulta muy curioso como mucha gente se queja de su trabajo pero en cambio no hace nada por arreglar esa situación… Entiendo que conseguir el trabajo de tus sueños o simplemente uno que te llene mínimamente no es tarea fácil, pero más fácil es seguir tal como estás ahora y no hacer nada, ¿no?

Sin ir más lejos, tengo un par de amigos que llevan mucho tiempo quejándose de su situación laboral y cuando les digo que me manden su CV para entregarlo en la empresa donde trabajo me dicen aquello de “luego te lo envío” y nunca más se supo. Que conste que en este caso que yo entregue el CV en mi empresa no asegura absolutamente nada, pero es sólo un ejemplo de lo fácil que es seguir acomodado y ni siquiera tener la voluntad de mandar el CV a otro sitio hace que te acomodes todavía más.

Piensa que cuanto más tiempo pases lamentando tu situación actual más te estancas en ella y más te costará salir luego.

Con esto no quiero dármelas de gurú de la motivación ni nada por el estilo, pero si me gustaría que si estás leyendo esto y es tu situación, en cuanto acabes de leer el post pienses en ello y te plantees hacer algo al respecto. Otros dirían “deja de leer ahora mismo y actúa”, pero yo no. A mi me gusta que leas mi blog que para eso lo escribo. ¡ Yya que estás aquí, acaba de leer el post, anda! :p

En todo caso lo que te diré ahora es una verdad como un templo y es que nadie te regala nada. Las ofertas de trabajo no llueven del cielo y si te quedas sentado esperando la oportunidad de tu vida, lo llevas claro… Las oportunidades no llegan, tienes que crearlas tu, haciéndote notar y haciéndote valer.

Si tu manera de buscar trabajo es enviar tu CV indiscriminadamente por los mil y un portales de empleo que existen, lo siento pero lo estás haciendo mal.

Infórmate de la empresa, de la posición a la que te presentas. Envía una carta de presentación o aún mejor, preséntate en las oficinas y da la cara, que vean que realmente te interesa trabajar ahí y que vales para eso.

Claro que también puede darse el caso que después de eso no te contraten. En ese caso no te desanimes, pregunta al entrevistador qué es lo que has hecho mal y en qué puedes mejorar, estás en tu derecho. Eso te hará más fuerte y mejorará la percepción de los demás hacia ti.

Lo principal es la seguridad. Estar seguro de que quieres ese trabajo y no otro. O al revés, de que no lo quieres. Yo mismo he rechazado trabajos estando en el paro simplemente porque creía que eso no era para mi.

Y lo más importante, cuando encuentres ese trabajo, no pienses que ya está, pide y exígete más. Intenta ser el mejor en tu trabajo, prueba, comete errores y sigue queriendo más ya sea dentro o fuera de tu empresa.

Citando a Steve Jobs, “Stay hungry, stay foolish” que la traducción sería algo así como “Sigue hambriento, sigue alocado”.

Por suerte he tenido (y tengo) unos padres y una pareja que nunca se han conformado con lo que tenían y siempre buscan más y más para crecer y seguir adelante y al pie del cañón y eso se me ha ido pegando poco a poco.

Yo antes no era así, yo era más conformista y por eso sé que la satisfacción de poco a poco ir alcanzando una meta no tiene precio. Y el estar a punto de alcanzarla y ponerte otra para no dormirte tampoco.

Por cierto, acabo de darme cuenta de que he conseguido “hablar” de motivación y ponerse metas sin decir “zona de confort” ni una sola vez. Logro desbloqueado. Y ya termino, no se como habrá quedado el post, creo que un poco desordenado, pero como he dicho al principio, he ido escribiendo conforme pensaba.

Como bien reza en la cabecera del blog, soy un fanático de Apple así que aquí dejo con el famoso vídeo que dio Steve Jobs en la Universidad de Stanford en 2005, muy motivador.

 

Madrugar vs. trasnochar

5 minutos más...

Es irónico que publique este post justo uno de los días que más madrugo: a las 5:30 tengo puesto mi primer despertador. Obviamente esto está programado y cuando se publique automáticamente yo ya estaré trabajando.

Da igual, a lo que iba. Reconozco que no me gusta madrugar. Nunca me ha gustado. No es por pereza ni vagancia, os lo aseguro. Desde mi época de  estudiante me he acostumbrando a hacer más vida nocturna que diurna y no por fiestero (que también tuve mi época).

Seguro que más de una persona, sobretodo creativa (diseñadores, ilustradores, programadores, escritores…) se siente identificada con lo que voy a decir ahora y es que me gusta mucho más trabajar de noche que de día.

Por el día hace más calor y hay muchas más cosas que pueden interrumpirte y frenar ese flujo de ideas que te suceden cuando te pones a hacer algo. Sin exagerar, creo que el 95% de los posts de este blog se han escrito pasada la una de la madrugada (y este no es una excepción). Durante el día hay muchas interrupciones, voy a citar algunas:

  • Llamadas de teléfono.
  • Mensajes (Whatsapp, Telegram, etc…).
  • Correos electrónicos.
  • Ruidos de la calle.
  • Vecinos (si vives en un edificio).
  • Gente que vive contigo (tema delicado, pero para trabajar en casa cuantas menos distracciones mejor. Del mismo modo, tú también puedes ser la distracción…)
  • Vecinos que tocan algún instrumento (¿porqué en todos los lugares que he vivido siempre hay algún vecino que toca el piano o la trompeta?).
  • Notificaciones en redes sociales.
  • Clientes con cambios de última hora.
  • Cosas de casa (lavadoras, cocinar, limpiar, etc…)

Y la lista podría ser mucho más larga.

Por la noche, a no ser que haya algún imprevisto, estáis solos tu y tu ordenador (o lo que sea con lo que trabajes). Puedes poner tu música sin que nadie te moleste ni te diga “baja el volumen” o “cambia la canción”.

Tampoco digo que lo suyo sea levantarse a las 17:00 cada día, no es eso.

Pero en vez de a las 6 o 7 de la mañana, prefiero levantarme a las 10 u 11 y así aguantar hasta las 4 o 5 despierto. Simplemente aplazo mi jornada para tener más horas de tranquilidad nocturna. Y esas horas son mucho más productivas que 8 horas de trabajo full-time, con una de descanso (con suerte).

Entiendo que hay quien prefiere madrugar y “aprovechar el día” (que en mi opinión, es lo mismo pero adelantándolo unas horas), pero para gustos colores.

Y ojo, hablo de trabajar de noche en cosas creativas para ser más productivo.

Aunque desde hace tiempo y debido a mi horario laboral (lo mismo entro a las 9 de la mañana que a las 6 de la tarde, es lo que tiene trabajar en un centro comercial), ya he decidido madrugar siempre que pueda para “aprovechar el día” y si ese día se alarga y de noche me siento inspirado, siempre puedo también aprovechar la noche. Eso si, siempre vigilando que al día siguiente no tenga que trabajar por la mañana, que una cosa es que me guste más la noche y otra que tenga superpoderes anti cansancio por dormir poco.

Y tú, ¿eres más de madrugar o trasnochar?.

Son mi vacaciones y hago lo quiero

Es lunes ya y son casi la 1 de la madrugada y no tengo el post de esta semana preparado, así que debo ponerme manos a la obra porque mañana se planea un día movidito y con poco tiempo para bloguear. En este post random voy a contar algunas cosas que me resultan curiosas cuando se acercan las vacaciones y que me han venido a la mente después de echarme una siesta dominguera (una de las 4 o 5 siestas que me echo al año).

Cuando ya empieza a hacer calor, y la gente te ve blanquito/a, te dicen: ¡Qué blanco estás!, ¿es que no tomas el sol?

Pues mira, no. Parece que en época estival sea un sacrilegio no ir a la playa y no tomar el sol. Resulta que soy de esa especie rara a la que no le gusta demasiado tomar el sol y mucho menos ir a la playa. Os aconsejo leer este artículo llamado “La playa: esa gran mierda“, dónde explican de manera muy clara porque ir a la playa (entendamos playas de ciudad, grandes playas masificadas, no calitas paradisíacas).

También, después de echarme la siesta dije en voz alta “algún año pediré una semana de vacaciones y me pasaré esa semana durmiendo en el sofá, con el aire acondicionado y sin hacer nada”. Alguien en casa me dijo “menuda pérdida de tiempo”.

Meeeeeec, error.

Yo entiendo que a la gente le guste viajar y en cuanto tiene vacaciones le gusta irse a visitar sitios como si no hubiera un mañana, pero oye, si me he tirado todo el año currando como un jabato, tengo el mismo derecho a irme a tomar por saco que a quedarme en casa sin hacer nada, ¿no?.

Si me apetece dormir y dormir y no ponerme el despertador en una semana, ¿por qué no hacerlo?. Al fin y al cabo son mis vacaciones y digo yo que podré decidir lo que quiero o no quiero hacer.

Por otro lado respeto a quien le encante la idea de tener vacaciones y esa semana ponerse el despertador más pronto de lo normal y estresarse más que en el trabajo. Si así lo disfruta oye, que así sea, por supuesto.

Siempre me ha gustado más la montaña que la playa y creo que por dos razones: hay menos gente y más sombras a las que tumbarse a echar una buena siesta sin necesidad de ponerse moreno pasando calor.

« Older posts

© 2015 Jaume Estruch

Theme by Anders NorenUp ↑